5 Consejos para ahorrar en la cesta de la compra

5 Consejos para ahorrar en la cesta de la compra

¿Cuántas veces habéis ido al súper para hacer la compra y habéis llenado el carro con multitud de cosas que no necesitabais? Seguro que muchas, y es que entre un 85 y un 95% de las decisiones humanas son no conscientes, es decir, no nos damos cuenta de por qué las tomamos. Todo un peligro cuando vamos de compras.

Por eso hoy en Hogarlowcost.es os traemos unos consejos para evitar algunos de esos hábitos no-conscientes que suceden en el supermercado, y podáis ahorraros unos euros después ¡ATENTOS! a los 5 Consejos para ahorrar en la cesta de la compra.

Compra planificada

Seguro que a los dos minutos de haber entrado en el supermercado ya tenéis el carrito lleno de productos innecesarios. Estos productos son los que constituyen la llamada compra por impulso, que es precisamente lo que los supermercados quieren maximizar y por dónde se os va el dinero. Para evitarlo en la medida de lo posible deberéis llevar siempre una lista de la compra, escrita o mental, para entra al súper sabiendo que hay una serie de cosas que tenéis que adquirir si o si.

Pero cuidado que los súper son muy listos y os tenderán trampas. La más común es poner los productos de compra por impulso después de que los clientes hayan hecho adquisiciones relevantes. Por eso, en este momento, cerca de la entrada se suele poner la leche, la fruta, los lácteos… Es lo que suele estar en la lista semanal, y al cliente le agrada la sensación de que la tienda le facilita las cosas, se relaja y acaba comprando lo innecesario, por darse un capricho o un premio. Tenéis que evitarlo y estar muy concentrados.

Evitar ir al supermercado antes de comer

La regla de oro para no gastar más de la cuenta es evitar ir al supermercado antes de comer. El hambre y la imaginación traicionan, y es que la mayoría de las decisiones de compra se toman en menos de dos segundos. En ese tiempo el consumidor responde más a los estímulos sensoriales que a una decisión razonada.

Importante, ir a comprar después de comer, porque antes nos llevaríamos toda la tienda, y evitando los productos bien presentados y de ofertas especiales, que suelen ser más caros que el producto normal.

Mirar las baldas superiores e inferiores

Muchas veces vais a lo fácil y a lo cómodo. Los súper los saben y por eso, los productos a los que se les quiere dar más salida se suelen colocar a la altura de los ojos. En la franja del cuerpo que va de la vista a la cintura con la idea de que veáis una cosa y vuestro brazo se dispare en décimas de segundos para cogerlo sin pensar.

Recordar vuestra lista y tomaros vuestro tiempo para mirar las baldas superiores e inferiores, allí suelen tener mejores precios los productos que buscáis y de paso hacéis un poco de ejercicio, levantando los brazos y agachándoos.

Evitar los excesos

Sí ya habéis llevado los anteriores consejos a la práctica seguro que habréis ahorrado un buen puñado de euros. Pero todavía podéis ahorrar mucho mas si compráis sólo lo que vais a necesitar. Generalmente se compra más de lo que se consume y, al final, se tira mucha comida a la basura. Evitar esto es la mejor forma de no malgastar el dinero. Y además del ahorro, el consumir lo justo es una actitud solidaria y responsable.

Si el comprar lo justo y necesario se acompaña con la apuesta de productos a granel (sin empaquetar) vuestro bolsillo saldrá ganando y estaréis ayudando al medio ambiente ya que se evita el consumo excesivo de cajas, y la acumulación de basura y residuos ¡Todo ventajas!

Aplicaciones para ahorrar en el smartphone

Para los modernos, los que están a la última, o para todos aquellos que no podéis vivir sin el smartphone, también tenemos una clave para ahorrar en la cesta de la compra. En la actualidad existen aplicaciones que comparan en el instante precios de un producto en diferentes establecimientos. Algo mucho mas cómodo que ir comparando los precios en los distintos folletos que os dejan en el buzón.

En Hogarlowcost.es siempre os decimos que lo que se trata es de ahorrar, así que, si está más barato en otro lugar, se compra allí ¿Por qué adquirirlo en el súper de siempre?